Dos investigadores del IPH rescatan una cruz del siglo XVI víctima de un robo hace 42 años



Dos jóvenes investigadores del IPH han identificado en un anticuario barcelonés una cruz de plata del siglo XVI que había sido robada en 1981 de la iglesia de Sant Martí Sarroca (Barcelona) e iba a ser subastada, 42 años más tarde, por un precio de salida de 10.000 euros, esperando alcanzar los 30.000.

Todo empezó en 2018, cuando Marc Millán y Juan Carlos Calvo, ahora investigadores predoctorales del IPH, eran estudiantes del grado en Historia del Arte en la Universidad de Barcelona. Su primer contacto con la pieza de plata llegó mientras realizaban sus prácticas, gracias a unas fotografías antiguas del Archivo Mas de Barcelona, institución en la que se conservan imágenes de cruces que entonces estaban sin identificar. Las catalogaron y descubrieron que se habían tomado todas en el mismo momento: la Exposición de Cruces de 1913 celebrada en el desaparecido Palacio de Bellas Artes de Barcelona. “Allí se reunieron más de 200 cruces procedentes de toda Cataluña, lo que despertó el interés de importantes personalidades nacionales e internacionales del ámbito de la Historia del Arte”, explican.

De aquella labor de catalogación surgió un trabajo académico, primero, y un artículo de investigación, después, que se publicará próximamente en los Quaderns del Museu Episcopal de Vic. Los dos historiadores del arte recalcan hoy que muchas de las obras de arte que participaron en la exposición de 1913 han desaparecido a lo largo del último siglo, ya sea durante la Guerra Civil o fruto de robos con destino al mercado negro. Entre ellas, la cruz de Sant Martí Sarroca que, junto a otros objetos litúrgicos, fue víctima de un robo sacrílego en 1981.

Los investigadores se reencontraron con la pieza unos años más tarde y de forma casual cuando, en octubre de 2023, una casa de antigüedades publicó una fotografía de esta en Instagram. Compararon la imagen actual con las antiguas que conservaban de la primera investigación y, efectivamente, vieron que se trataba de la cruz robada en 1981: “ya conocíamos el robo con anterioridad, por lo que enseguida saltaron nuestras alarmas”.

El paso siguiente fue contactar con el párroco de la iglesia, con el ayuntamiento y con el obispado de Sant Feliu de Llobregat, propietario de la pieza, que dio rápidamente aviso a los Mossos d'Esquadra, antes de que la casa de antigüedades incluyera la cruz de plata en una subasta prevista solo cuatro días después. Marc y Juan Carlos aportaron las fotografías antiguas y las notas de prensa del robo, además de su conocimiento de la participación de la cruz en la mencionada exposición, lo cual ayudó a identificarla sin ningún género de dudas. “A todo ello sumamos la sorpresa mayúscula de los dueños legítimos de la obra, que no se esperaban que apareciese más de 40 años después”, destacan.

+

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad